Alan Goehring se hizo profesional en 1997. En las WSOP de 1999, se plantó en el heads-up del Main Event contra Noel Furlong. Hay en día nadie recuerda al campeón, Furlong, y se podría plantear la duda sobre la repercusión de una posible victoria de Goehring en la era pre-Moneymaker. Créeme si te aseguro de que hoy en día sería uno de los jugadores más recordados de aquella época.

Al año siguiente, Goehring alcanzó el título del priimer WPT Championship 25K$ de la historia, el que cerró la primera temporada del circuito internacional más veterano de la historia. Aquella mágica noche, Goehring pasó por encima de Phil Ivey y Doyle Brunson, que también estaban en aquella FT.

Su condición de ganador del Main Event hubiera elevado a la enésima potencia el calibre de la hazaña. Este particular combo solo lo tiene en propiedad un jugador, nuestro Carlos Mortensen, y esa particular combinación de títulos ha sido el mejor argumento para su inclusión en el Hall of Fame, que llegó en 2016.

En 2005, Goehring volvió a embellecer su currículum con un victoria en el LA Poker Classic, que en su momento significó el récord del mayor primer premio entregado en el WPT,  de 2.391.550$.

Lamentablemente, Alan Goehring ha ido perdiendo toda su relevancia en el poker, después de 16 años sin jugar una mesa final de relevancia ni obtener otro premio de más de 75.000$. Hasta la pasada madrugada.

El primero de los obstáculos que encontró Alan Goering para consumar su venganza, servida ya casi en el punto de congelación, fue el field de este Evento #8 NLHE Freezeout 500$, que se alargó hasta los 1.479 jugadores sin que entraran en plano las recompras.

Más tarde, en la mesa final, se significaron especialmente dos rivales. Uno, Randy Ohel, buscaba su segundo brazalete y quinto HU de las WSOP desde el liderato. El otro, Robert Kuhn, mantiene muy fresca su victoria en el Evento #3 del festival, y buscaba el doblete.

Kuhn alternó altos y bajos en la FT hasta que le llegó un botón limpio en mesa de cuatro y fue a por el robo de ciegas con QJs, un push directo de 10BB. Ross Gottlieb se aisló en SB con JJ y le echó en cuarta posición.

Gottlieb acababa de perder un bote con la mitad de las fichas en juego contra Goehring, y necesitaba acumular munición para el HU. Goehring impidió el acercamiento. Ohel, el otro shortstack de esta fase de la partida, acabó pagando todo su stack en una serie de resubidas con una pareja máxima que estaba dominada por el kicker del chipleader

En la impresionante mano que decidió el título, Ross Gottlieb flopeó una escalera que enfrentó al megaproyecto de color y escalera máxima de quién veía en pantalla como «GladiusIII». El turn completó el color de Goering.

  1. Alan «GladiusIII» Goehring 119.399$
  2. Ross «BlueTang» Gottlieb 73.942$
  3. Randy «StayAlive» Ohel 52.511$
  4. Robert «bustinballs» Kuhn 37.803$
  5. «clembutt» 27.620$
  6. «dudeguydrew» 20.365$
  7. «aceviper» 15.307$
  8. Scott «miamicane» Davies 11.580$
  9. «xILoUieIx» 8.918$

Evento #7 No Limit Hold’em KO 800$ 

Este torneo tenía un paralelismo bastante marcado con un torneo KO de 600$ que formó parte del calendario del año pasado, cuando no había restricciones a los viajes a Las Vegas y la ciudad estaba llena de jugadores extranjeros perfectamente capaces de jugar en WSOP.com. El field de 989 jugadores cerrado esta madrugada no tiene nada que envidiar a los 1.224 participantes del año pasado, coun un buy-in 25% superior y todas las dificultades derivadas de la pandemia.

El campeón de este séptimo evento es Joon Kim, un jugador californiano con amplia experiencia en circuitos menores y que ha visitado el Rio en numerosas ocasiones en los últimos años para jugar el festival en vivo.

Artículo anteriorUno de los casos mas resonantes del poker, termina con un acuerdo secreto
Artículo siguienteTony G se sometió al test QQQ