La emisión en directo de partidas de high stakes son una gran herramienta de promoción que Youtube y Twitch han puesto a disposición de numerosos casinos.

Además de clásicos universales como el Live at the Bike, desde el Bycicle de Las Vegas, o las emisiones del King’s Casino, hay otros canales con un seguimiento más localizado.

Hablamos de proyectos como la poker room de Doug Polk y Andrew Neeme en Texas o el del Hustler Casino de Los Ángeles, que es el que nos va a ocupar en esta noticia en particular.

En la retransmisión del pasado miércoles, una partida de 10$/20$/40$ tanto los comentaristas como los espectadores se dieron cuenta de que el ambiente se iba enrareciendo alrededor de dos jugadores sentados codo con codo; un habitual del streaming llamado Barry Wallace, y el jugador sentado a su derecha, que respondía al nick de «Skillsrocks».

Al día siguiente, un youtuber compiló más de vídeo de más de media hora de duración con manos que levantaban muchas sospechas sobre la actuación de «Skillsrocks».

La mano que desató mayor polémica venía abierta en el botón por un jugador que llevaba A4, «Skillsrocks» pagó con 79 de tréboles y Wallace pagó con 8T, completando un trío que había estado pegándose durante toda la partida.

El flop fue A97, que en teoría le debía gustar a todo el mundo. El stack efectivo era el del apostador original, al que los rivales dejaron empezar a comprometerse con el bote con un check. El turn fue un 6, que completaba la escalera de Wallace.

En medio de una discusión sobre si los rivales de Wallace estaban haciéndose señas dándose patadas por debajo de la mesa, el OR decidió apalancar el river y «Skillrocks» hizo un fold bastante llamativo, que sorprendió a los comentaristas. La mano acabó all-in, obviamente, y el bote fue para Wallace.

Los espectadores de la transmisión y del vídeo recopilatorio de Youtube señalaron que «Skillrocks» le estaba mirando las cartas a Wallace. En los foros se aportaron ejemplos de manos en las que el acusado se coloca de manera que pueda ver las cartas de Wallace hasta tres veces en un lapso de cinco minutos (4:14:14, 4:15:56, and 4:18:00), como si en algún momento de la partida se diera cuenta de que Wallace no protegía bien sus cartas y viera la barra libre para hacer trampas. Y eso solo en los planos en que aparecían en cámara ambos contendientes.

En la nota oficial, el casino señala que el jugador ha admitido los hechos, y ahí da comienzo el debate.

De acuerdo a las alegaciones de «Skillrocks» la responsabilidad de proteger las cartas recae en los jugadores, y es cierto. Sin embargo, el espíritu de la norma busca que cada participante en un juego se preocupe de evitar exponer accidentalmente sus cartas, con todos los inconvenientes que esto causa al normal desarrollo de una partida.

El resultado es ambiguo. Por una parte, el casino condena la falta de ética que supone buscar intencionadamente una posición que te permita ver las cartas de otro jugador y lo banea. Por otra, Wallace no ha reclamado ningún tipo de restitución, pese a que «Skillrocks» terminó la noche como el mayor ganador y la mayoría de sus pérdidas engrosaron el stack de su vecino.

Artículo anteriorCésar Balayn, es el campeón del segundo RGP del verano en el City
Artículo siguienteJose Palmucci, campeón del Second Chance del RGP