Antes que nada, para nosotros, nada opaca el excelente séptimo puesto que logró Papo en el Evento Principal de la Serie Mundial de Poker. Pero si es una realidad, que las críticas y los comentarios se dispararon las horas posteriores a la eliminación del argentino tras esa mano que lo dejó afuera cuando estaba segundo en fichas.

Es aceptable el debate, también cada uno es libre de opinar, eso está mas que claro, lo que no se tolera es cuando se cruza un límite y comienza la falta de respeto, pero sobretodo, cuando no se tiene mucha conciencia de los momentos, es decir, «Era pase atrás», o «yo no hubiese pagado» es algo que es común escuchar desde un sillón, porque en Argentina todos somos técnicos de fútbol, tenemos la fórmula para terminar con la pobreza, y en nuestro ambiente, todos somos coaches de poker, pero ¿en algún momento nos ponemos a pensar en el contexto? La presión del momento para patear un penal definitorio en un Mundial o para pagar o no un «all in» en la Serie Mundial en donde hay en juego la gloria y «ocho palos verdes», son factores a tener en cuenta en la toma de decisiones. Es fácil opinar con las cartas a la vista o como se dice en la «jerga futbolera», «con el diario del lunes» pero la realidad, es que el árbol no debe tapar el bosque, y para los que amamos esto, que un tipo como Papo, con todo lo que mueve a su alrededor, haya alcanzado la final, es algo muy positivo para el desarrollo del juego, ese que tanto decimos amar.

Tras la eliminación, Papo habló con el medio oficial de las WSOP, Pokernews y la pregunta por la mano, fue casi obligatoria. Un Papo claramente abatido decidió contestar aunque su respuesta no fue muy clara dado el momento. El análisis mas concreto y frío lo tendrá que hacer pasado el tiempo, pero nada debe hacer olvidar estos días que se vivieron.

 

 

 

Artículo anteriorHoy comienza el UFC del Casino Magic de Neuquén
Artículo siguienteEli Elezra entra al Salón de la Fama