Ser campeón del mundo debe ser lo mas impresionante que le puede pasar a cualquier deportista y Argentina, es uno de esos países que puede jactarse de haber conquistado títulos mundiales en una gran cantidad de disciplinas.

Como olvidar ese 25 de junio del ´78 o ese domingo 29 de junio en el ´86 en donde el Estadio Azteca veía a un joven Maradona levantar el trofeo mas apreciado en el fútbol. Como no haber visto, aunque sea por YouTube, las peleas de Monzón, o a «Maravilla» Martinez sufriendo en el último round frente a Chavez Jr. o mas atrás en el tiempo aún, los cinco campeonatos mundiales de Fangio que enorgullecen a todo un país y ni te cuento a Balcarce, o el basket, el hockey y tantos otros lauros. En poker, para los que somos amantes de este deporte mental, hace poco vivimos una situación similar que esperamos que en el día de mañana se repita y fuerte.

Si bien la Serie Mundial de Poker se juega una vez al año y tiene una gran cantidad de torneos, el Evento Principal es uno solo y dura varios días hasta que tan solo nueve de los miles y miles participantes, quedan reunidos en una sola mesa para determinar al campeón, y quien se hace acreedor de un premio millonario.

La cosa es mas o menos asi. Las WSOP, se juega entre mayo y julio todos los años en Las Vegas, mas precisamente en el Rio Casino. El Evento Principal da cierre a la grilla y cuando los nueve finalistas llegaban a esa ansiada jornada final, el torneo entraba en una parate que se extendía hasta el mes de noviembre en donde se reanudaba con los finalista la acción, por eso se los denominaba «November Nine». Esto comenzó en 2008 y se realizó hasta 2016. En 2017, por cuestiones electorales la organización decidió que se descansara un par de días y la final se juegue a continuación lo que finalmente tuvo tanto éxito de televidentes que se continuó haciendo.

Precisamente ese año, fue la única y primera vez, que Argentina tenía su representante en la mesa final mas anhelada del poker mundial. Damián Salas, dejó bien plantada la bandera albiceleste y aunque la suerte no estuvo de su lado, todo un país, al menos los amantes del poker, aplaudieron su séptimo lugar.

Hoy sábado, la atención volverá a estar concentrada en un argentino. Si bien por la pandemia las cosas no son iguales, y todos estaremos prendidos detrás de un ordenador, ya que de un total de 38 sobrevivientes y aspirantes al título, hay un tal «Martin Arce» con ganas de llevarse la gloria. Cuenta con 30 ciegas y se ubica en el puesto numero 21 de la clasificación.

Será difícil, aunque es un enorme jugador con mucha experiencia e incluso en este edición 2020 ya logró un runner up en otro evento.

No será fácil, para nada fácil e incluso estoy seguro que Martin ya empezó a jugar el día final en su cabeza, hasta incluso anoche, tal vez no pugo conciliar el sueño, pero hoy, estará peleando por el de mucho de nosotros…

Artículo anterior¿Cuánto pagan los posibles destinos de Messi? ¿Y Newell`s?
Artículo siguienteCristian Stival, el mejor argentino en el torneo de los 35.000