Eso parece haber expresado el profesional Daniel Cates tras ser acusado por Dan Bilzerian de estar jugando con otra cuenta ocultando su verdadera identidad en la app Fun Ocean.

Veamos que dijo «Jugleman»:

«No he podido hacer este comunicado antes siguiendo los consejos legales de mi abogado y también debido a asuntos financieros.

Para ser claros, comencé a jugar con Sina (su apellido no es Taleb, para que conste) el 8 de mayo y jugué muy pocas sesiones, ninguna de las cuales fue contra Dan Bilzerian como se afirmó.

Jugué muy pocas manos contra Bill Perkins, quien se sentó en un juego que entendí que estaba desenfrenado ya que había más profesionales haciendo ghosting. Pensé que dado que muchos en el sitio usaban profesionales para jugar para ellos (lo que estaba claro por el nivel de juego excepcionalmente alto) me pareció aceptable jugar. Lamentablemente, Bill quedó atrapado en el fuego cruzado y lo lamento mucho.

Si bien no creo que sea justo que me hayan señalado por algo de lo que muchos eran mucho más culpables que yo, acepto que, como modelo a seguir para la comunidad del póker, mi castigo debe ser desproporcionado en comparación con un jugador normal. Me mantengo a un alto nivel de ética, pero aún así cometo errores y lamento mis acciones. Haré todo lo posible para comportarme mejor en el futuro.«

Artículo anteriorBreaking News: Vuelven los casinos en Estados Unidos. ¿Con poker o sin poker?
Artículo siguientePablo Palomino campeón del SCOOP 116-L