La doloroso derrota de Wembley ante el Tottenham deja heridas en el vestuario del Real Madrid. Cristiano Ronaldo le ha puesto nombre a las deficiencias de la plantilla y el mismo ha reconocido que ante esta tesitura no quiere renovar con el equipo que preside Florentino Pérez.

Al finalizar el encuentro ante el Tottenhm, Cristiano echó de menos a varios de los traspasados este verano. Pepe, James y Morata dejaron un hueco en el vestuario que ha sido suplido por jóvenes valores que no cuentan demasiado para Zidane. Ninguna de las nuevas incorporaciones ni los llamados a ser el relevo, como Marco Asensio, son titulares con el técnico francés.

Así las cosas, con 8 puntos de distancia con el FC Barcelona en Liga, y el primer puesto del grupo de la Champions League casi descartado, el mercado invernal se antoja básico para darle un nuevo aire al equipo. Las palabras de Cristiano quizá sean el reflejo de su escasa efectividad de cara a portería.

Artículo anterior¡La Gran Final del CAP la vivís por Poker10!
Artículo siguientePensarPoker: La palabra del día es «disfraz», por Mike Caro