El Récord Guinness de la sesión más larga de póker está a punto de ser actualizado, en cuanto se le dé validez oficial a la maratón de más de cinco días ininterrumpidos que ha jugado un pintor de interiores nativo de Minnesota llamado Zack Gensler.

Gensler dice haber tenido desde siempre cierta facilidad para alargar sus periodos sin sueño, tanto en viajes largos como en sesiones de póker. Hace unos años, después de una partida inusualmente larga, Gensler decidió informarse sobre los requisitos necesarios para hacer un intento de récord oficial.

Pudo confirmar que el actual récord de la sesión más larga de póker está en manos del conocido pro Phil Laak, que se encerró durante 115 horas en uno de los salones del Bellagio en junio de 2010.

La inauguración del Resorts World de Las Vegas, el nuevo macrocomplejo de ocio del Strip, terminó de facilitar la empresa de Gensler. La colaboración del staff de la nueva sala de póker fue crucial para poder cumplir las normas que exigía el Libro Guinness:

La sesión fue grabada íntegramente a través de un circuito cerrado de televisión.
Gary Hagar, responsable de la poker room, estableció los turnos necesarios para que siempre hubiera en la sala un miembro del staff que pudiera comprobar que Gensler participara en cada reparto.
Gensler subió pruebas gráficas a su cuenta de Twitter con una periodicidad de una hora durante toda la sesión.
Los únicos descansos que se permitió Gensler fueron de 15 minutos, hasta que la organización del Libro Guinness le obligó a alargar uno de esos descansos por motivos de salud.
En la única parada larga de su intento de récord, Gensler intentó echar una siesta en su coche, pero no llegó a enganchar el sueño. El momento más delicado se produjo alrededor de las 80 horas de partida. Gensler empezó a desfallecer, y un jugador local llamado Bizzy le entretuvo discutiendo las estructuras de los torneos del casino South Point. Más adelante, Gensler preguntó si había estado de verdad en el South Point.

El único punto negativo de su aventura fue que Gensler acabó perdiendo dinero. En la hora 90 de la sesión iba 800$ arriba, y como Gensler le comentó a Chris Wallace de Cardschat, «quizá debería haber niteado un poco cuando la falta de sueño me empezó a afectar de verdad«.

De todos modos, el dinero que le faltaba al nuevo recórdman mundial era menos de lo que sumaba el rake acumulado durante las 124 horas que pronto pasarán a ser la sesión más larga de póker de la historia, con lo que se puede decir que Gensler, además de la sueño, también se impuso a sus rivales.

Artículo anteriorMatias Salas, Nico Betbese y Marco Zevola se destacaron en el Día 1A del Main Event, Damián eliminado
Artículo siguienteWSOP: Brian Saslavchik, Hernan Crespin y Eze Waigel, al Día 2 del Main Event