La que debería haber sido dulce victoria en el Super High Roller de 2.000€ de las Winamax Series del pasado 4 de enero ha resultado ser la más amarga de la carrera de Iván Deyra.

Era una cita muy especial para la sala francesa, que por primera vez organizaba un torneo de ese buy-in para incluirlo en su festival de referencia. Los mejores jugadores franceses se aprestaron para jugar por un primer premio de 83.000€.

El problema, mayúsculo, que había con este triunfo del Team Pro en uno de los torneos más importantes de la sala que le patrocina es que el nick bajo el que Deyra acabó imponiéndose en el evento no era el acostumbrado, «valueMerguez», que también había participado en el SHR, sino uno distinto «MATIVANAO».

La noticia saltó a los foros de ClubPoker cuando varios de los participantes en el torneo concurrieron en un hilo en el que pusieron en común unos correos que daban cuenta del reparto del premio correspondiente al campeón entre el resto de jugadores clasificados en posición de cobro. Los regs estaban satisfechos. La victoria de una cuenta que solo tenía registradas entradas en Expressos de entre 0,50€y 2€, a razón de un centenar al mes desde 2017, había escamado a muchos, que pensaban que un jugador extranjero excluido del mercado la había arrendado para colarse en su fiesta.

La cuenta fue investigada y finalmente suspendida, sin que, en principio, trascendiera ninguna otra causa o consecuencia de los hechos. Sin embargo, los rumores fueron creciendo alrededor de la figura del Team Pro francés Iván Deyra. Se le acusaba de jugar el torneo bajo varias cuentas y de haber alcanzado la mesa final con dos de ellas.

Deyra formó parte de la familia Winamax desde 2017, incorporado al equipo al mismo tiempo que Romain Lewis. Su historia es de película, un jugador autodidacta que consiguió una mesa final en el EPT Praga 2015 y dos anillos del WSOP Circuit en 2017 que le dieron el empaque necesario para ser digno del parche de la sala, en la que ya era ganador habitual en las Winamax Series. De hecho, todos sus grandes resultados en vivo tuvieron orígenes humildes en satélites de Winamax.fr

La unión perfecta entre la sala y uno de sus más apasionados fieles fructificó en un momento mágico, el del triunfo de Iván en el Evento #79 de las WSOP 2019, atesorado para la posteridad en una emotiva serie de En La Mente de un Pro.

Un nick anónimo apuntó la posibilidad de que el grinder fantasma fuera en realidad Iván Deyra, citando fuentes solventes. La curiosidad de los foreros empezó a atar cabos. La cuenta de Iván Deyra «ValueMerguez«, que estaba realizando un fantástico trabajo de representación para Winamax y estaba mostrando un especial entusiasmo con las primeras Winamax Series de 2021, desapareció del lobby el 6 de enero. Ni siquiera se presentó a defender varios stacks que tenía almacenados para los días 2 de los característicos torneos multiflight que todos conocemos de los festivales que organiza la sala francesa.

Alguno, más familiarizado con la biografía de Iván, apuntó que los tres hermanos Deyra se llaman Matias, Iván y Naomi, cuyas primeras sílabas forman el nick «MATIVANAO». Otros reiteran la acusación de multiaccounting, aunque se matiza que en la FT solo jugó como «MATIVANAO», no había otras cuentas. Las contradicciones son mucho menores que los indicios, y el cerco se estrecha.

Finalmente, fue el propio Deyra el que se personó en el hilo del foro para confesar los hechos y lamentarse por su mal juicio. Esta es la explicación que dio en Club Poker, en la que además anuncia que deja de ser Team Pro.

«Nunca pensé que me despediría de Winamax de esta manera. Pero es muy real. Ha ocurrido un incidente, sospeché que tarde o temprano la información se extendería. Es hora de que me enfrente a la realidad. Hubiera preferido dar esta versión antes que que esto saltase a los foros.

LOS HECHOS:

Jugué el 2K€ HR y otros torneos de las Winamax Series con mi cuenta de ValueMerguez y con la de mi padre al mismo tiempo.

Gané el 2K€ HR con la cuenta de mi padre. Winamax baneó las dos cuentas y redistribuyó el dinero del primer puesto del 2K€ al resto de los participantes, al igual que en los otros dos torneos donde hice caja. Mi contrato con Winamax fue rescindido de inmediato.

MI VERSIÓN :

Acostumbrado a jugar sesiones caras en .com, me arriesgué a jugar el torneo por partida doble, con mi cuenta y la de mi padre. Estaba ansioso de cartas, después de un descanso de dos semanas. Me puse a jugar sin pensar realmente en las consecuencias de lo que es un error por mi parte. Ya había hecho esto de la cuenta doble una vez en un 1K€ hace unos cuatro años, antes de ser Team Pro.

Ya sé que no voy a caer en la misma mesa con las dos cuentas porque con «ValueMerguez» me eliminan rápidamente. Tuve la «mala suerte» de ganar el torneo en la otra cuenta, sin medir realmente las posibles consecuencias. Mi mente estaba concentrada en el juego, con la adrenalina de la mesa final.

Winamax se puso en contacto conmigo al día siguiente para que le diera explicaciones sobre las dos cuentas. Me reprocha el uso de multicuentas y me aseguran que tienen pruebas. No puedo ni imaginarme las repercusiones en ese momento.

24 horas más tarde, me llaman para decirme que ya no soy parte del equipo, que ambas cuentas están baneadas y el dinero redistribuido, según las reglas. Fue un mazazo, me pareció irreal. Sigo en shock, con el corazón en un puño, ni me lo creo. Se lo anuncié a mis seres queridos, que estaban igual de sorprendidos e impotentes. En cualquier caso, la decisión es firme y no me queda otra solución que afrontarla y mirar las cosas a la cara.

Me vi excluido de los chats del equipo. Fue cuando sentí la violencia de esta decisión: Dejo la familia Wina para siempre y al instante.

¿Cómo pude ser tan ingenuo o inconsciente? 

No voy a ponerme excusas.

La aventura que he vivido con Winamax en los últimos tres años y medio ha sido simplemente fabulosa. Tengo un gran reconocimiento y gratitud hacia el entrenador, el equipo, el personal y Winamax. El entrenador me explicó que Winamax no tenía otra opción que proceder de esta manera.

La sanción es sombría, muy sombría, pero al final, lógica y comprensible. Ni ellos ni yo hubiéramos querido algo así, pero así son las cosas. Hoy, en retrospectiva, reconozco el todo lo incorrecto que es manejar varias cuentas. Pido disculpas a Winamax, a mis compañeros de equipo, a todos los jugadores y a toda la comunidad del poker por haber cometido este error y haber puesto en peligro su imagen, o la imagen del juego que todos amamos. Las mesas son seguras y esto es tranquilizador para el presente y el futuro«.

Una decisión drástica e inevitable, como reconoce el propio jugador. Winamax ha mostrado la rapidez y la firmeza que exige la seguridad en las mesas, demostrando que ni el parche sirve de escudo en semejante situación. La historia de Deyra con Winamax era un cuento de hadas, pero después de su grave desliz no podía tener final feliz.

Recuerda al caso de «TheVoid» en Pokerstars, la cuenta ganadora del WCOOP 2007 que más tarde se descubrió que pertenecía a la hermana del pro británico Mark Teltscher. No se puede acusar de mala fe a quien pone tan poco esfuerzo para ocultar su identidad, jugando con cuentas de familiares, pero el multiaccounting es una práctica intolerable. Aunque pueda parecer una actividad más inocente que otras trampas en el poker, puede dar lugar a situaciones de colusión, por no hablar de la obvia ventaja que tiene el pro que oculta su identidad a los rivales y que parte con la ventaja de disponer de varias vidas en un torneo freezeout.

Artículo anteriorEl Rey no le gana mas a la Reina: Llegaron los naipes inclusivos
Artículo siguienteLos sobrevivientes del último de Madero