El Poker Hall of Fame, creado por Benny Binion en 1.979 y que desde ya hace unos añitos gestiona Caesars International por mor de su adquisición de los derechos de las WSOP, va a adoptar un nuevo miembro en 2020.

En todo este apuro de última hora que le ha entrado a las WSOP por coronar un campeón según mandan los cánones antes de que acabe el año, se ha puesto especial cuidado en identificar los elementos que distinguen un Main Event como Dios manda de otro de circunstancias. La organización ha señalado factores tan obvios como pueden ser el buy-in o la presencia de los jugadores en vivo en la mesa final, pero hay otras piezas de la parafernalia que rodea al mejor torneo del mundo que no son tan evidentes.

Por ejemplo, las cámaras de la ESPN, que nos han privado de ver en directo a Damián ganar la mesa final del Main Event Internacional. O la ceremonia en el teatro Penn and Teller, que se ha convertido en tradición. Antes de que se inicie el último día de competición en el Rio, las WSOP aprovechan para honrar a las nuevas incorporaciones al Hall of Fame. Si la intención es dotar de oficialidad al Main Event 2020, no hace ningún daño poner todo el énfasis en respetar también estas tradiciones.

Por lo tanto, antes de que los campeones del Main Event Doméstico y el del Main Event Internacional, o sea «nuestro Pampa» se midan en el heads-up definitivo, tendrá lugar la ceremonia de inclusión de un nuevo miembro del Hall of Fame. Uno solo, como ocurrió en 2009 en el caso de Mike Sexton y, antes que eso, como era costumbre en la época anterior al cambio de dueños en 2004.

Y los candidatos son:

Patrik Antonius
Lon McEachern and Norman Chad
Eli Elezra
Antonio Esfandiari
Chris Ferguson
Ted Forrest
Mike Matusow
Matt Savage
Isai Scheinberg
Huckleberry Seed

Artículo anteriorHoy se juega el «Turbo 3K RBI» en Madero
Artículo siguientePablo Menendez gana el Torneo Bounty