Debes haber escuchado a algunos decir que el póker es solamente un juego de suerte, esa bendita suerte que determina quién gana y quien pierde. No están equivocados, ya que la suerte tiene un rol importante en los juegos de póker. Este no es un juego donde todo se planifica como el Ajedrez, el póker tiene un elemento aleatorio atado a él tanto que se ha escuchado decir a muchos jugadores la frase “prefiero tener suerte que ser bueno”.

Pero el Texas Hold´em también contiene una gran cantidad de estrategia en sí. Se han escrito cientos de libros sobre las complejidades del juego, y dominarlo implica hacerse competente tanto en matemáticas así como también en psicología.

La verdad es que convertirse en avanzado en estrategias de póker puede darte una ventaja real en contra de otros jugadores. Si entiendes bien los matices del juego, puedes obtener hasta intuición de las jugadas y entender mejor las tácticas y formas en que juega tu oponente mientras maximizas las probabilidades de ganar el pozo.

Recuerda, una buena estrategia de póker no se trata solo de calcular que tienes la mejor mano, sino también de convencer a los demás jugadores de que tienes la mejor mano, sin revelar lo que en realidad tienes.

Artículo anteriorAsí es la reapertura de los casinos de Las Vegas tras la pandemia
Artículo siguienteLa compu le tira «error» y pierde un jackpot de 350.000 dólares