La rivalidad más enconada del poker se va a trasladar por fin a los tapetes. Doug Polk y Daniel Negreanu se han cansado de discutir en público durante años sin que sus bancas se resintieran poir ello y van a poner dinero sobre la mesa para obtener el derecho a callar la boca del adversario.

Los antecedentes ya hacían presumir que las negociaciones para establecer las reglas por las que se iba a regir la partida iban a ser tensas. Polk y Negreanu no dejaron mal a los agoreros, y ha habido algo de juego sucio por ambas partes.

Desde el banquillo del equipo del pro canadiense de torneos se quiso introducir una absurda polémica sobre el uso de tablas preflop, algo que todos los jugadores del mundo deben preparar para asentar su aprendizaje y que forma parte de cualquier plan de ajuste para una partida como la que se ha acordado aquí. Polk ha hecho muchos esfuerzos para picar a Negreanu para emitir con cartas vistas, confiado de que su capacidad de análisis sobrepasa en mucho a la de Daniel en el formato de HU Cash.

También ha creado algo de incertidumbre la posibilidad de que la partida fuera retransmitida por televisión, uno de los flecos que más podían influir en el desarrollo final del reto.

Todos los detalles parecen haber encajado por fin, afectando levemente a la fecha inicial del duelo. Negreanu ha publicado un resumen de las últimas estipulaciones sobre el comienzo del match:

  • Empieza el 4 de noviembre.
  • El inicio se retransmitirá en vivo por PokerGo.
  • Las primeras 200 manos se jugarán en estudio, con cartas y fichas de verdad.
  • A partir de ahí, pasarán a WSOP.com y habrá sesiones diarias, que estarán disponibles en algún tipo de stream.
Artículo anteriorEse maldito river…
Artículo siguienteProblemas para el excampeón mundial Jonathan Duhamel