A principios de siglo, el multimillonario texano Andy Beal consiguió que los profesionales de Las Vegas aunaran esfuerzos y bancas para medirse a él en una serie de prolongados enfrentamientos  con muchos millones de dólares en juego.

Ted Forrest, Jennifer Harman, Minh Ly, Doyle Brunson, Todd Brunson, Howard Lederer, David Grey, Chip Reese, Gus Hansen, Phil Ivey, Barry Greenstein y Lyle Berman, entre otros, juntaron el capital para hacer realidad el sueño de Beal y toda la historia sobre aquel reto acabó contada en un libro llamado «The Professor, the Banker, and the Suicide King: Inside the Richest Poker Game of all Time».

En un resumen muy sucinto de los acontecimientos, Andy Beal salió ganador de muchos de los encuentros que mantuvo en solitario con diferentes miembros de la Corporación. Los pros perdieron más de 10M$ contra el billonario en el lapso de tres años. El refuerzo de última hora de una estrella emergente, Phil Ivey, fue crucial para que los pros recuperaran su dinero. Se supone que Beal perdió más de 16M$ en tan solo dos días de convivencia con Ivey en marzo de 2004, y tras el varapalo decidió darse por vencido, aunque años más tarde volvería a retar a los habitantes del Strip para otra serie de partidas.

Las cifras que se movieron en aquella mítica partida se comparan fácilmente con las que pusieron en juego «HannibalGetty» y Tony G la pasada semana. Además del bote de 7,75M$ que ha roto todos los récords del póker online, cambiaron de mano otros 15M$ solo en los botes que han pasado a ingresar el top 10 histórico de la manos más caras del póker online.

Pokerlistings publicó hace un año una compilación de otras famosas partidas privadas, con algunos datos que pueden dar lugar a más comparaciones, casi todas muy favorables para Tony G y sus compinches.

Son recintos exclusivos, que requieren de muchos contactos y una reputación intachable para poder siquiera ser considerado como un posible participante. El póker más elitista del planeta.

Las partidas privadas de Silicon Valley

Son famosas por las fotos y los comentarios que ha publicado sobre ellas Phil Hellmuth, el invitado favorito de los multimillonarios que comparten urbanizacíón con él en Palo Alto, California.

El dueño de los Golden State Warriors, alguno de sus jugadores y otros empresarios del sector tecnológico se reúnen para jugar NLHE 100$/200$, una cantidad bastante lejana de los niveles que se alcanzaron en CoinPoker por culpa de los straddles.

Molly’s Game

Otra partida que dio lugar a a un producto de entretenimiento, en este caso una película , del mismo nombre.

La fama de esta timba fue alimentada por la cantidad de estrellas de Hollywood que participaron en ella, y por el morbo del desenlace final de la historia, que tuvo como escenario los juzgados.

Tobey Maguire, Leonardo di Caprio, Ben Affleck o la superestrella del béisbol Alex Rodríguez se deajron ver a menudo por la sala privada del Viper Rooms, el club de Johnny Depp. Molly Bloom organizaba y amenizaba partidas que se rumorea que alcanzaban niveles 500$/1.000$, que tampoco son extraños a las nosebleeds del póker online desde sus primeros tiempos.

La partida de Johnny Carson

Muchos actores y cómicos que pasaban por el programa del presentador más famoso de la televisión estadounidense eran invitados a reunirse una vez al mes en la casa del productor Daniel Melnick en Hollywood Hills para jugar al póker.

Muy famosa por los nombres involucrados -Steve Martin, Martin Short, Chevy Chase, …-, pero las cantidades en juego no tenían punto de comparación con la parida de CoinPoker ni ninguna otra de esta lista.

Las partidas en la mansión de Larry Flint

El magnate de la industria del sexo solía invitar a su casa o al casino Hustler de Los Ángeles, de su propiedad, a los pros más conocidos para jugar contra ellos en partidas de Stud que llegaban a costar 4.000$/8.000$ de ante up por mano.

Las partidas eran con límite, así que a pesar de hablar ya de niveles parecidos a los que estamos debatiendo, los capitales en riesgo seguían siendo mucho menores que los que se vieron en las mesas de CoinPoker, stacks que sobrepasaron los 8M$.

Aún así, David Oppenheim llegó a confesar que en una sola de las sesiones de la mansión de Larry Flint llegó a perder 1.800.000$.

Las partidas del Starworld en Macau

Phil Ivey y Tom Dwan renunciaron durante más de un lustro a la  cercanía de sus seres queridos, la exposición pública y a disfrutar de sus lujosas casas en Estados Unidos y México solo por el privilegio de ser invitados con regularidad a las partidas privadas que reunían a los millonarios chinos en el Poker King Club del casino Starworld de Macau.

Los mejores jugadores del mundo han intentado congraciarse con Richard Yong y Paul Phua para que sus teléfonos pasaran a formar parte de la agenda de los organizadores.

Estas partidas han dado lugar a eventos tan importantes en nuestra industria como el Big One for One Drop, la introducción del Short Deck en eventos oficiales o el circuito de las Triton Series.

Según los rumores, los niveles en juego son exorbitados, pero se ven lastrados por el desfavorable cambio del dólar de Hong Kong frente al estadounidense.

Por fin, empezamos a hablar de algo que debe ser muy parecido a lo que pudimos ver en CoinPoker el otro día.

Las partidas de Dan Bilzerian

El ególatra más famoso del póker lleva intentando convencer a todo el mundo de que el artificial modo de vida que coreografía en sus redes sociales se corresponde a un lujo y a un tren de vida real financiado por las millonarias partidas privadas de póker a las que es invitado.

Su padre hizo fortuna a costa de estafar a cientos de familias, fortuna por cierto desaparecida a tiempo para ponerla fuera del alcance de las autoridades cuando se descubrió el pastel.

Siempre sobrevuela la sospecha de que Bilzerian, con sus bravatas, solo intenta dar explicación a una herencia indebida, pero su excelente relación con alguna de las bancas más saneadas del póker, como pude ser la de Bill Perkins, está probada y es incuestionable.

En una entrevista, Dan estimó que sus ingresos derivados del póker habían podido llegar a alcanzar los 50M$ en su año más exitoso.

Las partidas de la Costa Azul

A este lado del charco, aunque Pokerlistings no lo tenga en cuenta, también hay reuniones muy exclusivas de gente adinerada aficionada al póker.

Los jugadores europeos que más batallaron en las nosebleeds de Full Tilt Poker., Patrik Antonius y Gus Hansen, acabaron gravitando alrededor del Principado de Mónaco para no alejarse del centro neurálgico de actividad de estas partidas.

Teniendo en cuenta los vaivenes económicos que aireaba Gus Hansen en sus entrevistas, en esas mesas tienen que cambiar de mano muchos euros, pero en cuestión de privacidad este club de millonarios son los más estrictos del planeta.

Las partidas de la Bobby’s Room y la Ivey’s Room

Gus Hansen, antes de desvanecerse de sus redes sociales, también nos dejó retazos de otra partida mítica de Las Vegas, la de la Bobby’s Room.

Antes de la pandemia, los participantes en esta selección de los regs más competentes, de la que tantos años fueron anfitriones Doyle Brunson y Chipo Reese, entre otros, se estaban empezando a mostrarse mucho más abiertos de cara al raíl.

Los pros de Las Vegas son muy conocidos por su gusto por los juegos mixtos y los formatos minoritarios. Normalmente son juegos con límite, y para aumentar el tamaño de los botes es probable que se hayn establecido allí los niveles más altos que jamás se hayan visto.

Las épocas de mayor afluencia de gamblers a la ciudad, como por ejemplo la visita de los jugadores habituales de los casinos de Macau para las WSOP en los primeros torneos del One Drop, pudieron acercar en algún momento las cantidades jugadas en esas mesas a lo que se vio en CoinPoker.

Pero quién sabe, en verdad

Las partidas de Leon Tsoukernik

Una partida que tampoco está incluida en el artículo de Pokerlistings y que sí tiene mucho que ver, al fin, con Tony G y CoinPoker es la que organiza Leon Tsoukernik en el King’s Casino.

Las probabilidades de que lo que hayamos visto en la sala online de las criptomonedas no sea más que la edición virtual de las partidas que se celebran en la intimidad de los salones privados de Rozvadov son muy altas.

Hay indicios de que los participantes de la famosa partida de CoinPoker se conocían de antes -HannibalGetya le preguntó a TonyG a través del chat si sabía quien era y el lituano le dijo que tenía una idea bastante clara de quién podía ser-. Lo más seguro es que se conocieran en el King’s.

Una semana antes de la sesión de las plusmarcas, Leon Tsoukernik en persona acudió a la cita de Tony G en los fieltros online y colaboró para batir el récord de 10 años de duración del bote de Patrik Antonius contra «Isildur1», un claro anticipo de lo que estaba por venir.

En definitiva, la respuesta que buscábamos hoy es un rotundo sí. Hay partidas que se asemejan al despliegue de stacks que sucedió en CoinPoker, y es muy probable que Rozvadov, el yate de Bill Perkins o los salones de Macau hayan sido escenarios de algo similar.

Para el común de los mortales, todos estos santuarios paganos del póker no eran más que leyendas. Los unicornios existen, y se juegan millones de dólares en una sola mano. Y ahora los hemos visto todos

Artículo anteriorRanking del City Center Poker
Artículo siguiente¿Cómo será el ranking del CAP y que torneos entregarán puntos?