Se cumplió el guión y no hubo sorpresas en la segunda jornada de la mesa final del Main Event de las WSOP 2021. Eso sí, el triunfo del alemán no fue el camino de rosas esperado.

Las manos iniciales de la jornada provocaron una alternancia entre los aspirantes a medirse con Aldemir en el HUJack Oliver estaba por debajo de las 20 ciegas y con A8o decidía poner su stack en juego desde la SB. Le tocaba tomar la decisión a George Holmes y tras darle unas vueltas a la situación, decidía pagar con QJs. El flop favorecía los intereses del británico con 875 y solo una del palo de Holmes. Pero la J del turn cambiaba el rumbo de la mano, algo que no variaría al ver un 9 en el river. Tercera plaza para Jack Oliver con $3.000.000 de premio.

Koray Aldemir llegaba al HU con 261.900.000 puntos y toda la experiencia de sus horas en las mesas de los High Stakes. Enfrente tenía a George Holmes, un jugador recreacional con 137.400.000 puntos. A priori, una batalla sin demasiada ciencia para el alemán.

Pero como en el poker las cosas no son tan sencillas como parece, en los primeros compases del HU Holmes fue llevándose botes y acercándose al stack de su rival, superándolo en ocasiones y distanciándose después, hasta que llegó el primer gran momento de la jornada. George abría a 4 millones y Koray mandaba una three-bet para defender su ciega. El americano paga sin pensarlo demasiado y el flop trae 7TA. El alemán se toma su tiempo y apuesta 10 millones, a lo que Holmes responde con raise a 28 millones. Menos de un minuto después, Koray pagaEl tun es un 6 y se dietienen las hostilidades para ver el 8 del river. Sobre la mesa hay posibilidad de color o escalera. Koray Aldemir valora la situación durante poco menos de minuto y medio y apuesta 9 millones y de nuevo Holmes sube la apuesta a 24 millones. El alemán no cree la fuerza de la mano de su rival y paga para ver A8 de corazones, lo que coloca al americano por encima (230,7 vs 168,6).

Poco le duraba la alegría al bueno de George porque su rival se puso en modo PRO y tres manos más tarde volvía a estar por encima, aunque con menos de 20 millones de puntos de diferencia. Posteriormente el americano le sacaba mucho rendimiento a una escalera flopeada y volvía a la cabeza con 90 millones de puntos de diferencia. Un farol cazado por el alemán lo devolvía al liderato pero su rival no se amilanaba y volvía a tomar el mando a base de llevarse botes. Lo volvía a perder cuando Aldemir sumaba fichas sin demasiada dificultad. Así hasta que prácticamente igualados llegó la mano definitiva.

George abría el fuego con 6 millones de puntos y Koray aceptaba el retoT72, con dos corazones, en el flop y el alemán jugaba check-raise a 19 millones después de que Holmes apostara 6, y tras pensarlo un poco, pagaba para ver un K que colocaba dos picas en las comunes. Koray se tomaba su tiempo y colocaba una apuesta de 36,5 millones y George pensaba lo mismo para terminar haciendo call. El bote ya estaba por encima de los 100 millonesEl river fue un 9 que no completó ninguna de las dos posibilidades de color. Koray se tomó minuto y medio para ceder la acción a su rival que en 20 segundos anunció all-in. Era el momento. Koray cubría por menos de 10 millones el stack de George y tardó cerca de 3 minutos en tomar la decisión. Call para ver KQo en manos de George y superarlo con su T7 de diamantes.

Greoge Holmes volverá a su casa como subcampeón del mundo y un premio que le cambia la vida a cualquier jugador recreacional: $4.300.000.

Los $8.000.000 y el brazalete de campeón es para Koray Aldemir. El segundo alemán en tres años que logra ese título.

Artículo anterior¡Papo MC finaliza en el séptimo lugar del Main Event e hizo historia!
Artículo siguienteHoy comienza el UFC del Casino Magic de Neuquén