Joseph McKeehen se presentará a la mesa final del Main Event de las WSOP® como mega chip leader, con 64,1m de puntos (160bb), a una gran distancia de su inmediato perseguidor, Zvi Stern (29,9m – 74bb).

Tanto por su stack, como por su currículum,debería ser el máximo favorito al triunfo en el evento de poker en vivo más importante del año.

McKeehen acaba de conceder una entrevista aPocketFives en la que comenta cómo está siendo la tensa espera hasta la resolución del torneo.

En ella, “dude904” ha comentado que cree que ser November Nine no le ha cambiado su forma de ser; si acaso, le ha dado una mayor confianza.

Así mismo, ha recordado los momentos previos a la formación de la mesa final, especialmente, cuando aún seguía “vivo” Daniel Negreanu (cayó 11.º). Sobre “KidPoker”, McKeehen ha dicho: “Él es también un jugador. Nunca antes había vivido una situación como la del Thunderdome. La mayoría de la gente le animaba y aun así, sorprendentemente, ello no me afectó. Al contrario, probablemente me ayudó un poco, ya que me resultó más sencillo mantener la concentración. No me intimidé. Más bien, traté de aprovecharme de ello”.

Al terminar la primera fase del torneo, McKeehen llegó a pensar que le hubiese gustado aprovechar su racha de juego y disputar la mesa final sin el parón. No obstante, con el paso del tiempo, ha comprendido que el break puede ser bueno para darle más brillo al final del Main Event y porque a los jugadores, ser November Nine les hace sentirse un poco como “celebrities”.

Pese a ello, la vida de McKeehen no ha cambiado mucho desde que es N9. Según ha reconocido, ha concedido varias entrevistas y ha jugado un par de torneos, y está preparado para volver a la lucha. Según ha dicho: “No siento presión. Todo lo que tengo que hacer es ir y jugar

Artículo anteriorLatinoamérica volvió a lucirse en PokerStars
Artículo siguiente«Elchavodel8» se quedó con la séptima fecha de la Súper Liga