¿Hay algo más doloroso en el poker que no ver el farol de un rival? Pues sí: verlo y que, a pesar de ello, la suerte haga todo lo posible para que no te lleves la mano.

Esto fue lo que le ocurrió a Antonio Esfandiaridurante el Poker Night In America, el ya famoso show estadounidense celebrado en Las Vegas y emitido en streaming a través de Twitch.

El verdugo del californiano fue Dan O’Brien, seguramente uno de los jugadores menos conocidos de una mesa espectacular, en la que también estuvieron poker pros de renombre como Daniel Negreanu, Randy «nanonoko» Lew, Maria Ho o Phil Laak.

O’Brien, sin embargo, ha conseguido más de dos millones de dólares en torneos en vivo a lo largo de su carrera. No es un novato, vamos, pero lo cierto es que esta vez tuvo de su parte a la diosa Fortuna.

En una de las manos del primer tercio del torneo, y aún con todos los jugadores en la mesa, O’Brien realizó una subida importante con la peor mano posible en el Texas Hold’em, , y se quedó solo ante Esfandiari () y uno de los fundadores de Twitch, Scott Ball (). Entre los 3 generaron un bote de 9.425$.

Tras el flop (), Ball fue all in, O’Brien igualó y Esfandiari subió, a lo que O’Brien respondió también con all in. Posteriormente, «The Magician» igualó para que el turn y el river dictasen sentencia. El bote era ya de 25.575$.

La doble pareja daba ventaja a O’Brien, mientras que a Esfandiari le valía un diamante para tener color y matar dos pájaros de un tiro, pero no tuvo suerte. Primero salió un y, por último, un que completó el full house de O’Brien.

El river provocó risas y bromas en la sala, aunque a Esfandiari, un tipo de sonrisa fácil, no le hizo ninguna gracia. Creo que a ninguno nos lo hubiese hecho.

Aquí tenéis el vídeo para que podáis disfrutar vosotros mismos del momento (a partir del 57:55):

Artículo anteriorEntrevista al Pibe Valderrama
Artículo siguienteSerotonina: qué es y por qué tenés que evitar ser tu propio enemigo