PokerGO desató una bola de nieve en las redes sociales cuando publicó este extracto de una de las mesas finales del U.S. Poker Open, que viene retransmitiendo a diario.

No tiene nada de inocente, pues la cuenta de PokerGO tiene este vídeo como tuit fijado desde entonces.

El community manager puso la bandeja con la salsa en el centro de la mesa y ahí quedó para quien quisiera embadurnarse con ella.

Han sobrado voluntarios, pero nadie se ha esforzado tanto en sacarle todo el jugo posible al vídeo como Phil Galfond, que ha escrito un ensayo de cuatro pantallas analizando la jugada.

Hasta los expertos contenían un poco la risa ante la sibilina exposición de Galfond, como dijo Robbie Strazinski, de CardPlayerLife, pero el ex-dueño de Run it Once dejó detalles que evidencian que todo ese muro de texto es una muestra de fina ironía, y a veces no tan fina.

«Tenía una sonrisita tonta en la cara durante toda la lectura, pero el trozo que dice lo de no una dama, sino DOS fue lo que me acabó de arrancar la carcajada«.

Galfond viene a decir que una de las virtudes de un jugador de póker debe ser la mente abierta. Criticar por criticar no ayuda, y vale la pena examinar porque un jugador hace la jugada que hace en cada momento determinado, y aprender del análisis.

Es obvio que Phil tiene una lectura de Alex Foxen, que ha abierto una mano y mira muy fijo al rival. Hellmuth le pone en un rango de cartas medias, del 6 al 9, y Q4 es favorita contra ese rango.

Foxen comete un error al pensar tanto y luego pushear. Gracias a eso, Phil afina su lectura: «Creo que Phil sabía tres cosas: que Alex llevaba un 9, que Q4 tenía una equity del 64,08% y que el resto de la mesa eran unos idiotas«.

El caso es que Hellmuth ganó la mano y acabó segundo («otra de sus tácticas recientes que no sois capaces de entender«).

Todd Witeless siguió tirando del hilo, quizá dando una de las verdaderas claves de la mano.

Vino a recordar cómo le eliminó Helmuth del Main Event de 2009. Phil abrió desde UTG en mesa larga y Witeless entró al bote con 33. Ligó el set y acabó all-in contra un color en el turn. Hellmuth le había abierto Q2s.

De ahí puede surgir una nueva teoría, pues otro usuario parece que sufrió algo parecido contra Hellmuth en el pasado y «a menudo suele enseñar Qx en estas situaciones tan extrañas«.

Quien sabe, igual Hellmuth ha entendido que necesita incluir un cierto porcentaje de azar en sus rangos y no se preocupa más allá que de jugar una dama de vez en cuando, porque sea su carta favorita o cualquier otra razón.

De todas maneras, la única explicación concreta y verdadera de por qué se jugó esa mano así la tiene una sola persona. Lo que no quita que nos podamos entretener un rato, mientras sale o no a la luz esa explicación.

Artículo anteriorEl Día Y: Los «Yranek» hacen historia en Rosario
Artículo siguienteTe contamos como será el CAP de Santa Rosa