Alguna vez te habrás hecho esta pregunta, ¿Por qué a tal le dicen así? o simplemente, sabías que eso era por una cosa que ni cerca estaba de ser cierta. En fin, acá te contamos la «verdad de la milanesa» de los apodos de los grandes jugadores que hicieron historia en la década pasada, o incluso, la anterior.

Las sombras tenebrosas de Fossilman

Greg «Fossilman» Raymer entró en grande dentro de la comunidad del poker cuando se convirtió en el ganador de las World Series of Poker 2004. A pesar de su convincente y relativamente rápida victoria sobre el jugador profesional David Williams, Raymer mostró desde el principio que era un jugador al que no debía perderse de vista dentro de las mesas de poker, este jugador de 40 años (en ese entonces) se convirtió rápidamente en un reto, debido especialmente, a sus inusuales gafas. Las sombras holográficas de las gafas forzaba a sus oponentes miralo fijamente cuando tenían que tomar una determinación, agregando además el hecho de que usualmente intimidaba a sus oponentes con su modo de juego tight-aggressive. El apodo de Raymer se debe básicamente al hecho que el jugador colecciona fósiles. Él usa un fósil como el protector de sus cartas cuando está jugando al poker.

 

Humberto Brenes te muerde en la competición

Muchos pueden asumir que el jugador profesional costarricense, Humberto «El Tiburón» Brenes, debe su apodo a su juego agresivo y a su implacable acoso a las grandes apuestas. Aunque este apodo puede ser apto por estos motivos, Brenes en realidad ganó este apodo por el pequeño tiburón de juguete que usa como protector de sus cartas en la mayoría de los torneos. Aunque no es tan intimidante como las gafas de Raymer, el amuleto de Brenes ha sido la ruina para muchos de sus oponentes ya que muchas veces se escucha decir a Humberto: «el tiburón está hambriento», cuando gana grandes premios.

Doyle y simplemente, un error

A diferencia de otros jugadores en la lista, Doyle «Texas Dolly» Brunson, ganó su apodo debido a un error de ortografía en un formato de registro y no por sus accesorios de poker. Desde los años 80, el 10 veces ganador de brazaletes de las WSOP, ha guardado sus stack de fichas junto a un encendedor de los «Caza Fantasmas» estampado con el nombre «Dolly.» Apodado «Casper», el encendedor agrega un aire un poco más jovial al gruñón de Brunson, quien se ve como un vaquero en las mesas de poker.

Skullman, el tenebroso

Destacándose entre los muchos talentosos jugadores de poker provenientes del Reino Unido, el inglés Gerald «Skullman» David ha logrado forjarse un nombre por su atuendo escalofriante y por su protector de cartas. Como si hubiese salido de las Catacumbas de París, David suele estar equipado con numerosos cráneos cada vez que se sienta en una mesa de poker. Su brazalete, collar y anillo de calaveras ayudaba a incrementar la imagen intimidante que este inglés se ha forjado, acentuada por su estilo agresivo de juego. El amuleto de una pequeño cráneo que utilizaba como protector de sus cartas ha ahuyentado a un gran número de jugadores quienes se retiran con la esperanza de no ver lo que hay debajo de este.

Artículo anteriorJorge Sosa se quedó con el Multi Day rosarino
Artículo siguienteSe vienen los torneos solo para vacunados