La Serie Mundial de Poker Online de este año sigue guiñandole el ojo a los jugadores argentinos que se vuelcan a jugar este mundial atípico en la sala de poker GGPoker.

En el Evento 50 de la serie, le llegó el turno al ex finalista de las WSOP en Las Vegas, Damián Salas quien nuevamente llega a una mesa final.

El argentino fue el primero en retirarse de la mesa final a la que había entrado corto en fichas cuando sus 55 cedieron ante las damas de su rival que encima conectó poker.

De esta manera, «Iceman» se llevó un premio de 58,000 dólares en total, con los bounties incluídos.

Artículo anteriorEl poker en Uruguay, un pasito mas cerca
Artículo siguienteBad beats hermosos (Parte I)