Este domingo ha alcanzado su conclusión una de las numerosas fases que componen las extensísimas WSOP 2021.

Caesars tenía programados para este año festivales en vivo en Las Vegas y Rozvadov y torneos online en WSOP.com y en GGPoker. Más de 150 brazaletes en total, y hace 24 horas se daba la casualidad que empezaba la fase internacional online en el operador asiático y terminaban los torneos locales para el público estadounidense en WSOP.com.

El programa de las últimas jornadas de la fase local de las WSOP Online era completísimo, con un Championship de mesa corta de 600$ de buy-in, el Championship que ejercía de Main Event de 1.000$, un Summer Saver de 500$ y un Grand Finale, también de 500$.

Pero antes de proclamar campeones, vamos a hacer un pequeño receso para homenajear a uno de los ganadores de la última semana. Chris Moorman, el jugador más reconocido de los MTTs onlien, ha viajado hasta una de las zonas geolocalizadas para lograr uno de los escasísimos títulos que le faltaban en los fieltros virtuales. Moorman ganó el Event #29: $800 NLH 8-Max Turbo Deepstack ante un field de 623 registros, con un premio de 102.406$.

Los torneos del fin de semana arrojaron dos premios de seis cifras, para Drew O’Connell en el NLHE Championship y para Dan Sindelar en el Grand Finale. Este último evento fue cita obligada para todos los participantes en las WSOP, y consiguió batir la cifra de 2.000 participantes por primera vez en todo el festival, bajo el amparo, eso sí, de un garantizado millonario.

Sindelar es todo un clásico del circuito estadounidense, con victorias que se remontan a 2007. El brazalete le había esquivado ya una vez en estas WSOP, en el evento #12, noche en la que perdió el heads-up ante Bryan Piccioli. Hasta entonces, su actuación más recordada en las Series era la mesa final del Main Event de 2014, la edición que ganó Martin Jacobson y en la que fue 6º Andoni Larrabe. Fue séptimo, con un premio que significa más de la mitad de sus ganancias en vivo, que son de más de 2M$.

Drew O’Connell empezó a cimentar su victortia en el Evento #32 con la eliminación de Alex Foxen, el más conocido de los finalistas del Championship. O’Conell y Foxen ligaron top pair con un 9 en el flop. Foxen llevaba top kicker con el as, y ante un raise a la continuación y 30bb efectivas optó por el all-in. O’Connel llevaba una pareja extra de sietes ligada con su kicker, y eliminó al número uno mundial de 2018 y 2019.

O’Connell empezó el heads-up final igualado en fichas a Jason Rivkin, pero le sacó un valor inmenso a un trío de jotas que su rival no se quiso creer. Rivkin fue pagando con pareja de seises para cazr un posible farol, y se quedó en una delicada situación que se terminó de ir al garete con un all-in preflop con un as débil dominado por al AQ de Drew.

Ahora, toda la acción se mudó a GGPoker para la parte internacional.

Artículo anteriorEl hermoso poema a Damián Salas
Artículo siguienteVolvió el poker a Neuquén