Si en el fútbol no solo los goles generan emociones, sino que también los lujos, las jugadas, las atajadas y mas, en el poker tenemos algo que llamamos “bad beat” que suele ser muy atrayente.

Quién no puso en el buscador de YouTube algo asi como, “los peores bad beat” o “manos increíbles” esperando ver con una sonrisa como otro quería en ese momento que lo trague la tierra. Y si, total, en ese momento no estamos en juego. Acá te mostramos la primera parte de estos hermosos y duros …. (llamálos como quieras)

Ben Affleck a la órden

Nos remontamos ahora al año 2010. En el Main Event de las WSOP de aquel año la comunidad internacional fue testigo de un bad beat durísimo que seguro cambió la carrera de sus dos protagonistas.

Quedaban solo 15 jugadores con vida, todos con medio millón de dólares asegurado y en ese momento se produjo el mítico encontronazo entre Matt Affleck Jonathan Duhamel.

Affleck recibía -as- -ac-
en el CO y decidía resubir la mano ante la apertura de Duhamel justo a su derecha con  -jc- -jh- . Duhamel era el chip leader en ese momento y decidía lanzar un 4-bet ante el que Affleck decidía solo pagar.

El flop era  -7h- -9c- -td- y el bote era de 8.450.000 puntos. Duhamel pasaba y Affleck decidía disparar al centro 5.000.000. Duhamel tenía overpair y gutshot, obviamente no se iba a bajar de la mano y decidía pagar para ver el turn -qd- . Aquí fue donde se desató la locura.

Duhamel decidía volver a pasar fuera de posición con sus jotas y Affleck se movía all-in con los 11.630.000 puntos que le quedaban por detrás. Duhamel decía pagar con su escalera a dos puntas encontrándose con solo un 20% de equity y esto fue lo que pasó.

Affleck valoró esta mano en 3,3 millones de dólares, que es más de lo que ha conseguido ganar en el resto de su carrera en torneos en vivo (3 millones). Sin duda, una de las manos más duras de la historia del poker con la que Affleck tampoco pudo evitar que las lágrimas salieran disparadas de sus ojos.

Por cierto, Duhamel terminó ganando aquel Main Event haciéndose con un premio de 8,9 millones de dólares.

Artículo anteriorBiografía de Phil Ivey
Artículo siguienteAprender de los errores, por Descartes