El gobernador Ned Lamont ha rubricado con su firma la ley que legisla el juego online en el estado de Connecticut, el séptimo que va a permitir que se abran salas de póker online legales en Estados Unidos.

La ley estuvo respaldada por un amplio apoyo de miembros tanto del partido demócrata como del republicano, algo nada fácil de conseguir en el actual ambiente político. Ayudó mucho que los únicos intereses que estaban en disputa en la redacción del texto legal eran los de los dos casinos tribales que sostienen el tejido de la industria del juego en este estado de 3.600.000 habitantes situado al norte de Nueva York.

Los casinos Foxwoods y Mohegan Sun son los más importantes del estado y serán también los encargados de tantear a posibles socios y establecer las alianzas necesarias para empezar el proceso que les permitirá ofrecer juego online una vez el gobierno federal dé el visto bueno a la ley, un trámite que no supondrá peligro alguno dado que ya hay seis estados con legislaciones similares en vigor.

El tuit oficial del gobernador sitúa la firma de la ley como un hito temporal más en la historia de los dos casinos.

Ambos complejos albergan poker rooms, si bien los jugadores de póker conocen bastante más a fondo la del Foxwoods, una de las más grandes del país, comparable a las del Bycicle o el Commerce. Es de las pocas que ofrece partidas de Stud. Se renovó en 2006 en colaboración con el WPT, que organizó varios torneos en ella en sus inicios, ofrece torneos diarios y es sede del Foxwoods Poker Classic, además de servir como parada habitual del WSOP Circuit. Sería muy extraño que el póker online no entrara en sus planes más inmediatos.

Respecto a los dos aspectos más importantes para cualquier ley en relación a nuestro juego, el texto aprobado incluye el póker online y no hace mención a ningún tipo de restricción que impida establecer coalboraciones con otros estados, por lo que las salas de Connecticut podrían, en principio, entrar a formar parte del mercado interestatal que ahora conforman Nevada, Nueva Jersey y Delaware, como podrían hacer a corto plazo Michigan o Pennsylvania. El único estado que ha legalizado el juego online pero no tiene salas de poker activas es West Virginia.

Artículo anteriorPoker para principiantes: Flotar al flop
Artículo siguienteSe lanzó el libro «Cuentos y relatos de Poker»